177: 10 Consejos para fotografiar tu árbol de Navidad

Se van acercando las fechas más señaladas del año, el invierno está ya aquí y cada día hace más frío. Al aproximarse finales de diciembre, las calles de tu ciudad se llenan de luces y colores. Y también lo hace el interior de tu casa. Aún no es “oficialmente” Navidad hasta que no has colocado el árbol navideño. Decorarlo se ha convertido en un evento familiar donde todo el mundo quiere inmortalizarse delante de uno de los símbolos navideños por excelencia. Para conseguir unas fotos que dejen constancia de toda la magia que se viven estos días, aquí te dejamos algunos consejos para fotografiar un árbol de Navidad.

1. Si tienes la oportunidad, elimina la luz ambiental

Para hacer que las luces con las que están decoradas el árbol destaquen más necesitas tener muy poca luz ambiental. Si estás realizando la foto de noche puedes apagar las luces o bajar su intensidad. Y si es de día, intenta cubrir las ventanas o, en su defecto, utilizarlas como marco del árbol, haciendo que formen parte de la iluminación de la foto.

2. Utiliza un trípode

Al tener poca luz de ambiente, ya que el foco de atención de la foto es el árbol navideño, la velocidad de obturación que tendrás que usar en tu cámara serán velocidades bajas. Para evitar fotos movidas por el alto tiempo de exposición vas a necesitar montar tu cámara en un trípode.

3. Usa el modo manual

No tengas miedo de cambiar los parámetros de tu cámara. Cambia el ISO, el diafragma y, como ya hemos hablado, baja las velocidades de obturación. Existen muchas condiciones que pueden afectar al resultado de las fotos. Por ejemplo, si estás fotografiando de día o de noche, el tipo de cámara y de lente que estás usando. Y, el más importante, cuál es el efecto que pretendes conseguir.

Shot on cartons decorated with string and label on a wooden table under Christmas tree with cones

4. Utiliza el ISO en modo bajo

Cuánto más alto está el ISO de tu cámara, tendrás más posibilidades de hacer que aparezca el “efecto grano” en tu cámara. Evita este efecto usando los número de ISO más bajo que te permita tu cámara. De esta forma, conseguirás que al fotografiar un árbol de Navidad el resultado sea el más nítido posible.

5. Desenfoca el fondo

Este es uno de esos puntos donde podrás poner en práctica el uso manual de tu cámara. Necesitarás una buena apertura de diafragma para conseguir que el fondo de tu árbol de navidad está desenfocado. Asegúrate de que los colores del fondo contrastan con la forma del árbol y de que se integra de forma armónica con el motivo principal.

6. Evita los movimientos involuntarios

Instalar tu cámara en un trípode cuando estás usando largos tiempo de exposición puede no ser suficiente para evitar fotografías movidas. Asegúrate de que el resultado de tu fotografía será el adecuado usando un mando a distancia o trigger en tu cámara.

7. No tengas miedo de acercarte

Incluye fotografías más cercanas de detalles del árbol como una luz, motivo decorativo o rama. Introduce el elemento que necesitas para completar tu lado más creativo cuando fotografías un árbol de Navidad. Puedes también buscar tu propio reflejo en los elementos más brillantes ?

8. Innova con la luz al fotografiar un árbol de Navidad

Las luces que invaden la Navidad pueden ser motivo de inspiración para conseguir las mejores fotografías. Comprueba el efecto que tiene el uso de las luces del árbol para iluminar todo el conjunto. También puedes utilizar el foco de tu cámara para desenfocar estas luces, además de filtros creativos para conseguir el efecto estrella. Si quieres dar un paso más en el uso de accesorios creativos para fotografiar tu árbol.

9. Experimenta sin el uso del flash

Al usar el flash para fotografiar un árbol de Navidad harás que toda la foto salga iluminada de forma uniforme. De está forma las luces decorativas del árbol tendrán menos importancia. O incluso el resultado puede ser una foto demasiado iluminada. Las luces navideñas pueden dar mucho juego en tus fotografías.

10. Por supuesto, inmortaliza el árbol con tu familia y amigos

La Navidad se trata de compartir momentos con la familia y los amigos, no olvides dejar constancia de los mejores recuerdos incluyendo a tus personas cercanas en las fotos con el árbol. Seguro que pasaréis grandes momentos no solo realizando las fotografías sino recordando esos maravillosos momentos.

La Navidad es la época perfecta del año para realizar esas fotografías que son irrealizables durante otra época. Por ejemplo fotografiar un árbol de Navidad, las tonalidades de las luces decorativas o un belén tradicional. Es el único momento en el que podrás dejar constancia de la colorida y luminosa decoración que nos acompañan durante estos días. ¡Deja volar tu creatividad junto a tu árbol de Navidad!

Foto24

[SlideDeck2 id=187]

[powr-hit-counter id=10cac030_1512299244098]

 

169: Qué es la distancia hiperfocal y cómo calcularla

Una de las principales preocupaciones de todo fotógrafo cuando hace una fotografía, por ejemplo de paisaje, es que su imagen salga perfectamente nítida, desde el árbol o plantas que se encuentran en primer plano hasta las montañas y nubes del fondo. ¿Cómo conseguirlo? Aparte de tener en cuenta la profundidad de campo, en estos casos también entra en juego otro concepto: la distancia hiperfocal. ¿Sabes qué es y cómo se calcula? Sigue leyendo para descubrirlo.

Qué es la distancia hiperfocal

El concepto de distancia hiperfocal hace referencia a la distancia mínima a la que es posible enfocar – dado un diafragma y una longitud focal – para que todos los planos aparezcan totalmente nítidos: desde el sujeto sobre el que has hecho foco hasta el infinito. Es decir, es la distancia de enfoque a partir de la cual obtenemos mayor profundidad de campo.

Aunque la hiperfocal pueda parecer un concepto muy avanzado, en realidad resulta muy sencillo de poner en práctica. Encontrarás muy útil su empleo cuando quieras fotografiar una escena angular con una persona en primer plano, o un paisaje con algún elemento en el término principal (un árbol, una casa, una roca…), de manera que ambos términos aparezcan perfectamente enfocados.

Foto: Javier Bueno

Y es que, seguro que en más de una ocasión, cuando has querido fotografiar un paisaje lo que has hecho es enfocar al infinito. Pero al hacer eso, puede que lo que tienes en primer plano no haya salido todo lo nítido que debería. Por eso la solución es averiguar la distancia hiperfocal y enfocar a un objeto que esté a esa distancia: así te aseguras que todo sale nítido.

La profundidad de campo, un aspecto fundamental

Para poder dominar la distancia hiperfocal es imprescindible que conozcas los factores que influyen sobre la profundidad de campo:

  • Diafragma: a veces para garantizarte poder maximizar la profundidad de campo sin cerrar el diafragma al máximo es necesario usar la hiperfocal. Para ello, conviene conocer el “punto dulce” de nuestro objetivo, es decir, el número f donde el objetivo trabaja mejor y se consiguen los mejores resultados en cuanto a nitidez. En general, los objetivos proporcionan los peores resultados en sus extremos, en los puntos de máxima y mínima apertura. El punto dulce se encuentra en los diafragmas intermedios (f/8 o f/11), alrededor de uno o dos pasos de la apertura máxima. Por ejemplo, para un objetivo f/2.8 su punto dulce estará entre f/4 y f/8.
  • Longitud focal: a menor longitud focal, mayor profundidad de campo. Así, por ejemplo lograrás un fondo más desenfocado si empleas un 300mm que si usas un objetivo angular tipo 24mm.
  • Distancia de enfoque: cuanto mayor sea la distancia a la que te sitúes del sujeto sobre el que haces foco, mayor será a su vez la profundidad de campo. Si quieres saber la distancia exacta a la que te tienes que situar del punto donde vas a hacer foco, tendrás que recurrir a la distancia hiperfocal.
  • Tamaño del sensor: aunque es un factor sobre el que solo puedes influir cambiando de cámara, es determinante en este aspecto. Cuanto menor sea el tamaño del sensor, menor será también la profundidad de campo.
Foto: Sven Sven

Cómo calcular la distancia hiperfocal

La fórmula de la distancia hiperfocal es la siguiente: H = (F * F) / (f * d), donde F es la distancia focal del objetivo, f es la apertura del diafragma y d es el diámetro del círculo de confusión.

El círculo de confusión (CoC) define cuánto tiene que estar un punto fuera de foco para ser percibido por una persona con una capacidad visual normal. Si una persona percibe el círculo de confusión, esa parte de la imagen no tiene una nitidez aceptable. En fotografía, el círculo de confusión suele ser de 0,03 mm en sensores Full Frame y de 0,02 mm en sensores APS-C. De todas formas puedes investigar para averiguar cuál es el círculo de confusión exacto de tu cámara en esta página, así el resultado del cálculo de la distancia hiperfocal será mucho más preciso.

distancia-hiperfocal

Al analizar la fórmula, podemos sacar varias conclusiones a primera vista:

  • Cuanto mayor sea la distancia focal, mayor será la distancia hiperfocal. Es decir, mayor hiperfocal en teleobjetivos que en objetivos gran angular.
  • Cuanto menor sea el diafragma, mayor será la distancia hiperfocal.
  • Cuanto mayor sea el sensor, mayor será el círculo de confusión y, por lo tanto, mayor será la distancia hiperfocal.

Tablas de hiperfocales

Con la fórmula podemos crear nuestras propias tablas de hiperfocales y llevarlas encima, de esta manera nos ahorraremos tener que calcularlas sobre el terreno. Son la manera clásica de conocer la distancia hiperfocal, solo tienes que buscar el difragma que has seleccionado en la camara y la longitud focal. Una vez tengas esas dos coordenadas, crúzalas en la tabla y encontrarás el valor correspondiente.

Recuerda que las tablas para sensores de formato completo (Full Frame) y APS-C son diferentes, así que usa una u otra en función de tu cámara.

Así, por ejemplo, para una focal de 18mm y un diafragma f8 la distancia hiperfocal es de aproximadamente 2,15 metros. Eso quiere decir que, si quieres fotografiar un paisaje empleando esa combinacion de diafragma y objetivo y además quieres incluir un árbol en primer plano, para conseguir que todos los elementos desde el árbol hasta el horizonte estén perfectamente enfocados debes situarte a una distancia del árbol al menos igual (o superior) a 2,15 metros.

distancia-hiperfocal-tabla

Tabla de distancia hiperfocal para Full Frame

Apps para tu smartphone

Afortunadamente, con la llegada de los smartphones ya no es necesario que lleves la tabla de hiperfocales encima. Existen algunas aplicaciones que puedes utilizar en tu smartphone para calcularla de manera sencilla: DOF MASTER (para iPhone) y DOF CALCULATOR (para Android) son dos de ellas muy recomendables.

Marcas de enfoque

Antiguamente los objetivos manuales, que disponían de anillo de diafragmas, incorporaban a su vez las marcas de enfoque en el propio anillo de enfoque, con lo que al alinear el diafragma correspondiente con la marca de enfoque resultaba muy sencillo conocer la hiperfocal. Desafortunadamente, ahora los fabricantes ya no producen lentes con anillo de diafragmas y las marcas de enfoque de los objetivos pasan casi de un metro a infinito. Lo más recomendable es que recurras a las aplicaciones de tu smartphone para ayudarte a calcular la hiperfocal.

Como ves, calcular la distancia hiperfocal es muy fácil. Ahora solo falta que pongas en práctica este concepto y veas cómo la nitidez de tus fotos mejora considerablemente.

Foto destacada: Jordi Puig

Foto24

[SlideDeck2 id=187]

[yasr_visitor_votes size=”medium”]

[powr-hit-counter id=6187799c_1503217177885]

 

148: Aprendendo fotografia: Abertura de diafragma

Si acabas de adentrarte en el maravilloso mundo de la fotografía y ya te has cansado de usar el modo automático de tu cámara, es fundamental que conozcas en profundidad el concepto “apertura de diafragma” porque es el valor que te permitirá crear fantásticos desenfoques en tu imagen o por el contrario te permitirá tener toda una escena enfocada. Además, también es el causante de que nuestra imagen esté correctamente iluminada en lugares oscuros y evita sobreexposiciones en lugares con intensidad lumínica.

Aprendiendo fotografía: Apertura de diafragma
Qué es la apertura de diafragma
La apertura de diafragma es un término esencial para conocer en profundidad tu cámara y lo que es más importante, fundamental para trabajar correctamente en el modo manual, porque nunca será igual una fotografía tomada en modo automático, que una hecha por ti desde cero en modo manual.

También es un elemento importante porque nos ayudará a mejorar drásticamente la calidad de nuestros trabajos. De ella dependen funciones tan fundamentales como la profundidad de campo o la exposición de la imagen. Es por ello que es importante conocer en profundidad cuál es su función y cómo aplicarla en cada momento.

Pero ¿qué es exactamente la apertura de diafragma? Pues bien, el diafragma es un elemento que se encuentra en todos los objetivos y que está constituido por unas placas con forma de aleta. Estás aletas se contraen o se estiran en forma de círculo. Su apertura variará en función de la cantidad de luz que queremos que llegue hasta el sensor de nuestra cámara. Por lo tanto, podemos decir que la apertura de diafragma es la encargada de regular la entrada de luz al sensor de nuestra cámara.

En cada escena tendremos que modificar la cantidad de luz que queremos que llegue al sensor, es decir, tendremos que modificar la apertura de diafragma, pero ¿por qué usar una apertura de diafragma mayor o inferior? Sencillamente, no es lo mismo trabajar con fotografías de estrellas, que estar en un escenario a plena luz del día. En el primer caso tendremos que usar aperturas de diafragma máximas para que llegue mayor cantidad de luz a nuestro sensor, y en el segundo caso tendremos que usar aperturas de diafragma intermedias o inferiores para que nuestra imagen no resulte sobreexpuesta.

Si quieres saber cómo obtener una buena exposición no puedes perderte nuestro post

Qué son los valores F
Aunque al principio parece un concepto confuso, una vez lo hayas entendido, no lo olvidarás nunca. Se representa la apertura de diafragma que estamos utilizando en cada toma mediante los números F. El número F hace referencia al tamaño de la apertura de la lente del objetivo.

La escala estándar de estos números F, los comprenden f/1, f/1.4, f/2, f/2.8, f/4, f/5.6, f/8, f/11, f/16 y f/22, aunque esta escala no es la misma en todos los objetivos, algunos cuentan con una numeración más avanzada de valores intermedios, como pueden ser f/3.5 o f/5. Estos pasos intermedios se han añadido para ofrecer mayor precisión.

Los valores F bajos, como por ejemplo f/1.4 o f/2 dejarán pasar mucha luz al equipo porque el diafragma está muy abierto, en este caso estaríamos usando aperturas de diafragma máximas. Mientras que los valores altos f/11 o f/22, dejarán pasar menor cantidad de luz y por lo tanto estaríamos usando aperturas de diafragma mínimas.

Cuando estés trabajando en interiores, en la oscuridad de la noche o en lugares con poca luminosidad, tendrás que usar aperturas de diafragma máximas y por lo tanto, valores bajos como f/2. Si por el contrario tu zona de trabajo consta de una gran intensidad lumínica, tendrás que usar aperturas de diafragma mínimas o intermedias, dependiendo de la escena, como podría ser f/11 o f/6.

Tú objetivo y la apertura de diafragma
Seguro que habrás oído hablar sobre los objetivos luminosos, son aquellos que permiten trabajar con aperturas de diafragma máximas y suelen ser de mayor calidad técnica porque permiten conseguir un alto grado de nitidez, además de conseguir resultados espectaculares incluso en interiores o en escenas nocturnas.

 

Si tienes un objetivo 18-55mm probablemente tenga grabada la numeración 3.5-5.6, esto indica que el diafragma máximo f/3.5 solo lo podrás usar en la distancia focal menor (18mm) y que en la mayor focal (55mm) la mayor apertura de diafragma será f/5.6.

Cuando se trata de un objetivo con distancia focal fija, solo se indica el valor máximo de diafragma con el que podrás trabajar que suele ser f/1.4, f/2.4 o f/2.8. Por regla general los objetivos con focal fija consiguen mejores fotos pero también se les conoce como objetivos rápidos o veloces, ya que, al poder abrir más el diafragma, en contraposición tendrás mayor margen en la velocidad de obturación.

Si quieres trabajar con una profundidad de campo muy baja porque le da un toque muy original a tu fotografía (aperturas de diafragma muy amplías), ten en cuenta que para nuestra cámara será más complicado enfocar correctamente. Para que el resultado sea óptimo, usa el Live view de tu cámara si tiene o amplía la fotografía una vez hecha, para hacerla de nuevo en caso de no haber quedado bien.

Si estamos trabajando a contraluz o en una escena con mucha intensidad lumínica, lo ideal es no abrir en exceso el diafragma, porque pueden aparecer reflejos, flares e incluso aberraciones cromáticas, que reduzcan considerablemente la calidad de nuestras fotografías. Otra forma de evitar este problema es añadir un parasol a tu equipo, son unos accesorios económicos, que mejoran la calidad de tus fotos y además protegen a la lente de agresiones externas, todo ventajas.

La mayoría de veces que estés trabajando con tu cámara, tendrás que usar el punto dulce de tu objetivo, porque al fin y al cabo, es el que mejores resultados ofrece en la mayoría de disciplinas fotográficas, siempre y cuando no estés buscando un efecto específico. Si quieres saber cuál es el punto dulce de tu objetivo, no te pierdas este post.

El triángulo de exposición

Para conseguir fotografías con una perfecta exposición hay una fórmula infalible y de la que seguramente habrás oído hablar. Se trata del triángulo de exposición, formado por la velocidad de obturación, la sensibilidad ISO y por último, la apertura de diafragma. De ahí que sea tan importante conocer en profundidad este último factor. Si controlas este último factor y sabes combinarlo con los otros dos, conseguir fotografías con calidad técnica será muy sencillo.

Si comprendes estos tres conceptos y los sabes aplicar en el momento de hacer la foto, notarás como tus fotografías mejoran, también podrás conseguir el efecto que deseas al instante.

Por ejemplo, si te gustaría conseguir una fotografía con una profundidad de campo baja, tendrás que usar una apertura de diafragma con un valor bajo como f/2. Otro ejemplo sería conseguir una buena fotografía en un interior mal iluminado, en lugar de aumentar el ISO, que provocaría ruido en nuestra imagen, usamos la apertura de diafragma máxima para que llegue más luz al sensor de nuestra cámara.

La profundidad de campo y la apertura de diafragma

La profundidad de campo es el plano de la imagen que está enfocado, pero para que ese grado de desenfoque sea mayor o menor hay que variar la apertura de diafragma. Si quieres saber más sobre el concepto de profundidad de campo debes echarle un vistazo a este post.

La apertura de diafragma tiene un efecto directo sobre la profundidad de campo. Dependiendo del valor que usemos, conseguir un mayor grado de desenfoque (usando aperturas de diafragma con valor f/1.8 o f/2) y por lo tanto una profundidad de campo baja, o una escena completamente nítida y con una profundidad de campo muy amplia.

La apertura de diafragma es uno de los componentes más importantes para conseguir una buena exposición, aunque los otros dos valores también sean importantes, el diafragma nos permite conseguir efectos increíbles en nuestras fotos. Una vez dominemos la apertura de diafragma no habrá fotografía que no podamos conseguir. Si conoces algún truco más para dominar la apertura de diafragma, ¡compártelo con nosotros!

Foto24

 

145: Objectivas de focal fixa

Sou cliente de duas empresas da área da fotografia, uma delas em Portugal (Niobo) e a outra em Espanha (Foto24), sendo que uma se completa à outra porque se uma tem aquilo que preciso, a outra não tem e vice-versa.

Qualquer uma delas são impecáveis no tratamento das encomendas, na resolução rápida de eventuais problemas que surjam e isso abona na confiança que os clientes detêm nas transacções comerciais.

Tenho várias objectivas, quase todas elas de zoom e com várias distâncias focais, desde os 18mm até aos 1300mm que, esta última com um conversor que atinge os 2600mm já utilizada várias vezes satisfatoriamente em fotografias à Lua, sempre que as condições o permitem.

Ultimamente adquiri uma Canon focal fixa de 24mm e estou à espera de uma outra Canon focal fixa de 50mm. A diferença de qualidade entre as objectivas de focal fixa são muito superiores em ordem às objectivas zoom e o artigo (em espanhol) que a seguir transcrevo, é bem elucidativo desta afirmação que não sendo teórica, é prática para quem utiliza este tipo de objectivas. Podia ter traduzido para português, via Google, mas este tradutor continua a ser um valente trapalhão quando toca ao português, por isso é fácil de compreender o que está escrito. O contrário (português-castelhano) é que penso ser mais difícil pois se até os brasileiros inserem legendas nas nossas telenovelas que passam no Brasil… Mas aqui fica a nota informativa acima referenciada:

Por qué los objetivos con distancia focal fija consiguen mejores fotos

 

Todos los fotógrafos en algún momento de nuestras carreras nos planteamos cambiar de objetivo porque queremos conseguir fotografías con mayor calidad técnica, y ahí es cuando nos empiezan a surgir las dudas ¿qué objetivo me permitirá conseguir mejores fotografías? ¿cuál me ayudará a desarrollar mejor mi habilidad como fotógrafo? ¿debería decantarme por un objetivo zoom o un objetivo con distancia focal fija?

Si tu problema es que no sabes si es mejor adquirir un objetivo zoom o uno con distancia focal fija, hoy te voy a contar por qué necesitas un objetivo con distancia focal fija en tu equipo y por qué estos consiguen mayor calidad y nitidez en la imagen.

Por qué los objetivos con distancia focal fija consiguen mejores fotos

Mucho se ha hablado sobre qué tipo de objetivo es mejor, si los objetivos zoom o los que cuentan con una distancia focal fija, pero lo cierto es que ambos cuentan con ventajas y desventajas. Se han hecho miles de comparaciones y valoraciones al respecto, pero en este caso quiero profundizar en las ventajas de trabajar con un objetivo con distancia focal fija y el porqué todos los fotógrafos que quieren dar un paso al frente en la calidad de sus trabajos, deben incorporar una lente de estas características en sus equipos.

La mayoría de los fotógrafos, por no decir todos, empezamos a trabajar con un objetivo zoom porque queremos abarcar todas las disciplinas posibles o por simple desconocimiento. Pero con el paso del tiempo y casi sin darnos cuenta, nos especializamos en una de estas modalidades, ya sea macrofotografía, retrato o fotografía de paisaje, algunos incluso perfeccionan su técnica en dos o tres modalidades.

Pero para seguir perfeccionando nuestra técnica es necesario contar con una lente que nos permita exprimir al máximo nuestra creatividad, y la verdad es que los objetivos zoom limitan mucho en este sentido.

A continuación voy a desarrollar las características que permiten a los objetivos con distancia focal fija conseguir mejores resultados que los objetivos zoom, además de otras ventajas que las convierten en las mejores compañeras de nuestros viajes y sesiones de fotografía.

Aportan mayor nitidez

Los objetivos con una distancia focal fija están diseñados para conseguir resultados excelentes en una sola distancia focal, por ejemplo si trabajamos con un objetivo con distancia focal de 50mm, los cristales que se encuentran en su interior se combinarán para trabajar siempre bajo esta distancia focal, mientras que los objetivos zoom deben conseguir resultados aceptables en diferentes distancias focales, para que puedan trabajar con diferentes focales a su construcción se les añade un mayor número de cristales, estos contribuyen directamente en la pérdida de calidad en la imagen.

Los cristales no siempre son buenos aliados, porque en la mayoría de ocasiones provocan la pérdida de nitidez y calidad, además de la aparición de difracción, aberraciones cromáticas y flares. Es por eso que por regla general, aunque trabajemos con la misma distancia focal con un objetivo zoom y con un distancia focal fija, el último siempre conseguirá mejores resultados.

Además los objetivos con distancia focal fija suelen conseguir una profundidad de campo superior al de los objetivos zoom, lo que es ideal para trabajar con fotografías de paisaje o panorámicas, pues toda la escena se mantendrá enfocada. Si te cuesta conseguir fotografías totalmente nítidas, es porque aún no conoces los trucos que desarrollamos en este post.

Dejan pasar mayor cantidad de luz

Tal y como mencionaba anteriormente, la construcción de los objetivos con distancia focal fija está basada en un menor número de cristales, un diseño más sencillo que da la posibilidad de obtener aperturas de diafragma superiores que los que nos ofrecen los objetivos zoom. Los objetivos con distancia focal fija son capaces de trabajar con aperturas máximas de f/1.4, f/1.2 e incluso f/0.95, mientras que en la mayoría de los objetivos zoom el máximo ronda el f/3.5 o f/4.

Si tenemos un objetivo zoom 18-200mm f/3.5, hay que tener en cuenta que este valor de apertura máxima solo podremos utilizarlo en la distancia focal más corta, 18mm, si aumentamos la distancia focal la apertura de diafragma se reducirá por ejemplo, hasta f/6. Es en este momento cuando empiezan a surgir los problemas; pérdida de luz, fotografías borrosas y trepidaciones.

Por eso, cuando queremos trabajar con una sensibilidad ISO inferior o tratamos de conseguir un efecto bokeh con aspecto profesional necesitaremos un objetivo con distancia focal fija. Si quieres conseguir un efecto bokeh profesional, no puedes perderte nuestro post. Los objetivos zoom consiguen desenfoques más borrosos a excepción del Sigma 18-35mm f/1.8. Aunque como siempre, dependerá de los resultados que estés buscando y del gusto de cada uno.

No producen tanta distorsión

A excepción del elemento móvil para el enfoque, los objetivos con distancia focal fija no tienen en su construcción elementos móviles como los objetivos zoom, además tienen un menor número de elementos, todo esto conlleva a que la distorsión en los objetivos con distancia focal fija sea muy inferior al de los objetivos zoom.

Con esto no quiero decir que los objetivos con distancia focal fija estén totalmente libres de distorsión, pero sí que es significativamente inferior que en los objetivos zoom.

Consiguen mayor precisión en los parámetros

Los objetivos con distancia focal fija también resultan ser mejores a la hora de ajustar los parámetros de nuestro equipo. Como ya mencioné anteriormente los distancia focal fija son más luminosos que los objetivos zoom, porque tienen aperturas máximas superiores y por lo tanto dejan pasar mayor cantidad de luz, lo que repercute directamente en la medición de la exposición de la escena, porque esta será mucho más precisa.

Además los objetivos con distancia focal fija al ser más luminosos permiten usar el enfoque automático de forma más rápida, ya que al recoger mayor cantidad de luz, será más fácil encontrar el punto de enfoque de la escena. Con condiciones de luminosidad más bajas, nuestra cámara tardará más en encontrar el punto de enfoque, como suele ocurrir con los objetivos zoom.

Otras ventajas de los objetivos con distancia focal fija

Construcción más ligera

Otra de las ventajas que hacen tan características a las lentes con focales fijas, es su construcción. Son mucho más ligeras y compactas, porque como he mencionado en varias ocasiones a lo largo de este post, el número de elementos y cristales en su interior es menor que el de los objetivos zoom, lo que le da mayor libertad a los fabricantes para reducir el diseño.

Que sean más compactos y ligeros nos permite poder llevarlos con nosotros siempre que queramos. No resulta una molestia llevarlos con nosotros a una escapada a la naturaleza, viajes y sesiones de fotografía, mientras que los objetivos zoom son mucho más pesados y aparatosos por eso no invitan a llevarlos con nosotros siempre que queramos.

Te convierten en un fotógrafo activo

Los objetivos zoom nos permiten fotografiar casi cualquier escena sin tener que movernos del sitio, esto puede parecer una ventaja pero lo cierto es que, no solo estás renunciando a un alto grado de calidad, sino que además te resultará más complicado encontrar la toma perfecta ¿por qué?

Imaginemos que encuentras un paisaje fantástico y trabajas con una distancia focal concreta, te das cuenta de que el resultado no te gusta nada y sigues probando con diferentes distancias focales. Finalmente no hay ninguna toma que se acerque ni un poco a lo que habías pensado en un primer momento, así que desistes.

Con un objetivo de focal fija no tienes la opción de cambiar de distancia focal, por lo que cambias de encuadre hasta que das por fin con el resultado que tenías en mente. Con la práctica cuando tengas un paisaje fantástico delante de ti, intuirás qué destalles de la escena caben en el encuadre y cómo debe ser la composición, mientras que un objetivo zoom, las posibilidades son múltiples, tanto que al final no consigues una buena foto.

Con los objetivos focal fija serás tú el que se mueva hasta encontrar el encuadre perfecto, es por eso que se dice que te convierten en un fotógrafo activo, no solo porque de forma intuitiva encontrarás el encuadre, composición o ángulos perfectos para cada toma, sino porque además te permiten dominar el enfoque selectivo más rápido que si trabajas con objetivos zoom.

Si llevabas tiempo dudando entre adquirir un objetivo zoom o un objetivo con distancia focal fija, espero haberte sido de ayuda. Aunque los objetivos zoom tengan muchas ventajas, las focales fijas son mejores en la obtención de calidad y qué decir sobre la mejora de nuestra habilidad como fotógrafos. ¿Y tú, que opinas al respecto? Estamos deseando conocer tu experiencia.

Escrito por Lourdes Olmedo

Graduada en Publicidad y Relaciones Públicas por la Universidad de Málaga. Actualmente forma parte del equipo de Contenidos de Foto24.

Foto24